Area de consulta - Problemas en Agricultura

Trabajar en agricultura es muy duro. Uno le puede poner todo el esfuerzo del mundo, pero hay muchos factores que no se pueden controlar y que pueden dar al traste con la cosecha. Es verdad que no se pueden controlar aspectos como la lluvia para que caiga cuando nosotros queremos, o las impurezas como el barro o la arenilla, pero en Tratamiento Natural del Agua, llevamos más de treinta años ofreciendo tratamientos con los que se consigue una depuración del agua total para que los cultivos crezcan como es debido. Aguas que nadie utilizaría ni para fregar, quedan perfectamente aptas para el riego.

El barro o la arenilla ya no serán un problema con los filtros que ofrecemos. Por ejemplo, el filtro autolimpiable. Se coloca al principio de la instalación, después del contador del agua, y todas las tuberías y demás aparatos están protegidos de oxido, piedritas, tierra, ...etc. Así se evitan impurezas que afecten a los cultivos y atascos que arruinen el sistema de riego.

No podemos controlar cuando queremos que llueva, pero sí podemos aprovechar al máximo ese agua con el sistema de recuperación del agua de lluvia que ahorra muchos quebraderos de cabeza. El agua no es un recurso inagotable, las sequías son un problema cada vez mayor. Pero con el agua de lluvia que se desperdicia la escasez de agua no debería ser un problema. Con este sistema, se recoge el agua de lluvia, unos filtros impiden que lleguen impurezas, tiene un sistema de bombeo para distribuir el agua, y un sifón de descarga para evitar fugas. Para luchar contra la falta de agua, hay también unos depósitos de acumulación y también un sistema de reciclado de aguas secundarias y terciarias muy eficaces ante este problema.

La cal en las instalaciones también es un problema olvidado con el catalizador de agua que evita la incrustación ya que el agua catalizada, desintegra la partículas de carbonato cálcico y pierden su capacidad de adherencia.

Aunque parezca increíble, las aguas residuales también se pueden depurar hasta llegar a ser perfectamente aptas para el riego, con la depuradora adecuada o instalando una balsa biológica, que es la opción perfecta cuando no hay mucho espacio.

Son muchas las maneras para paliar problemas que se escapan de nuestro control, y Tratamiento Natural del Agua los pone en el mercado para que el trabajo del agricultor sea menos duro y dé los frutos deseados.