Area de consulta - Problemas en Restauración, colegios/escuelas

Es probable que en nuestro día a día no nos demos cuenta de el estado del agua que consumimos, tanto a la hora de beber como al cocinar los alimentos. Es importante saber que ingerir agua en mal estado o con elementos nocivos para nuestro organismo puede ser perjudicial para nuestra salud. Pero, no solo tenemos que controlar al agua que consumimos en nuestro hogar sino también la de nuestro puesto de trabajo y en especial la que consumen nuestros hijos en su colegio o escuela.

Que el colegio realice un correcto tratamiento del agua es vital para que nuestros hijos puedan disfrutar de comida saludable y con un sabor sin contaminar. La depuración de aguas en los espacios de restauración de los comedores de escuelas y colegios se ha de tratar de forma diferente, ya que es necesario ajustar la composición del agua según el sector y las necesidades del mismo. Es de vital importancia que el agua esté tratada para que no afecte al sabor de los alimentos, que no contenga elementos que puedan cambiar su textura y los más importante, que no contamine y pueda suponer un problema para nuestra salud y la de los más pequeños.

Nuestro equipo está especializado y este tipo de tratamiento supone un ejercicio sencillo y efectivo que garantizan unos resultados económicos y con unos beneficios destacables. Ofrecemos un servicio personalizado a cada centro para asegurar el mejor resultado y facilitar el proceso de mejora, impactando el menor tiempo posible al día a día del centro.

Un agua sin tratar puede contener elementos nocivos que pueden acabar provocando enfermedades, afectar a la digestión, generar alergias o incluso provocar enfermedades más graves derivadas de una exposición constante a elementos tóxicos o corrosivos. Todos estos efectos negativos en el organismo son más probables y conllevan un mayor riesgo al tratarse de niños y personas en desarrollo y crecimiento, por ello, poner atención en los centros educativos es de vital importancia para que nuestros pequeños no se vean afectados.

Tener en cuenta el estado del agua en centros de restauración garantiza una mejora de calidad de el menú diario que ingieren los más pequeños, mejorando su sabor y evitando posibles efectos secundarios en su organismo. La mejora se nota una vez acabada la instalación y sus beneficios se perciben tanto a corto como a largo plazo.